jueves, 15 de enero de 2015

No puedo tener relaciones porque no tengo vagina :O

Después de pasar de doctor en doctor, de examen en examen, después de ver tantas caras de “oh que estoy viendo aquí” te llega el diagnóstico y tus sueños se derrumban, ese inocente jueguito del papá y la mamá, así como esas ansias porque te llegue la menstruación, solo para ser igual al resto, por vivir los mismos procesos que el resto, de un momento a otro todo se esfuma. Ese momento cuando te dicen “no menstruarás nunca ni tampoco podrás embarazarte porque no posees útero” es ahí, cuando aún eres pequeña donde  todos esos sueños y juegos del papá y la mamá desaparecen, sumado a la poca ética que tienes los doctores para decírtelo, tienes que armarte una nueva realidad y trabajar día a día para aceptarte y para demostrarle al mundo que eres una mujer como todas y de a poco te vas dando cuenta lo fuerte que eres, que a pesar de todo sigues en pie.
Quizás a veces me dejé llevar por las apariencias, ya que tenía temor a que me pusieran esa cara de asombro por no ser igual a las demás, por no vivir lo mismo que las otras chicas de mi edad y para no seguir sintiéndome como un bicho raro. Porque claro, enterarte que padeces de un síndrome desconocidocon un nombre muy largo y que  hasta cuesta pronunciarlo es algo muy complicado de aceptar, de asimilar, de sobrellevar de hecho es algo inimaginable, algo que te tiene que suceder para darte cuenta que existe esa realidad, sino nunca se te pasaría por la mente eso, y tienes que trabajar día a día para aprender a vivir con eso más aún cuando la sociedad le atribuye tanta importancia a aquellos momentos femeninos como la menstruación y sobre todo la maternidad, ya que en la mujer está toda la carga y la responsabilidad de eso.
Lo más complicado viene después cuando te enamoras y tus hormonas comienzan a revolucionarse, por lo menos en mi caso que nací sin la cavidad vaginal, se me hizo muy difícil todo el tema sexual, de los hombres, del amor…Lo más simple fue optar por huir a todo intento de relación, llegué a pensar que ningún hombre me amaría, ni me aceptaría, ya que no podríamos intimidar, así que viví tratando de convencerme de eso por muchos años, Pero por mucho que huyera, tarde o temprano tenía que llegar el momento en que lo enfrentara…Las primeras veces solo decía que era virgen y por eso estaba tan cerrada, porque no sabía cómo podría reaccionar él al contarle la verdad y tampoco tenía la confianza y la certeza de que me comprendiera.

Pero… ¿cómo decirle a un hombre “no puedo tener relaciones porque no tengo vagina y tengo que someterme a una operación para crearla”? Cómo explicarlo si en ese momento ni yo misma lo sabía, nadie se había sentado frente a mí para decirme “mira tú tienes esto, esto y esto…por esto, por esto y por esto…y por consecuencia no podrás esto, esto y esto” en una etapa en que tú quieres experimentar y dejar fluir lo que sientes…Que complejo!!!!! Recuerdo que la primera vez que enfrente al Rokitansky fue con mi primera pareja, después de varios días de huir de aquel momento, tuve que enfrentarlo y claro, después de notar que era imposible penetrar, de que él sintiera que solo había una pared, le dije primero “soy virgen”  juajuajua,  afortunadamente, él me quería de verdad y estaba dispuesto a seguir conmigo después de pasar la primera prueba, jajaja a los días siguientes le conté la verdad, hasta ahí yo aún no sabía lo que tenía o no lo recordaba, así que solo le comenté que no podía tener relaciones porque tenía una malformación en la vagina y que me tenía que operar para poder iniciar mi  vida sexual, después de su cara de extrañeza, me aceptó, me apoyo y gracias a él me armé de valor y me operé, aunque tuvo que esperar alrededor de un año que me operara…por cosas de la vida…(no, mentira, porque volvió del pasado el amor de mi vida)…esa relación terminó a los años después. Luego la incertidumbre vino con “el amor de mi vida”, mi primer amor, que 10 años atrás nos enamoramos pero nunca lo asumimos y por eso cada uno hizo su vida…pero reapareció y con el amor más vivo que nunca nos dimos una segunda oportunidad. Desde un principio él supo que yo no podía tener hijos, pero no sabía por qué. Jamás quiso tocar el tema ni preguntar el por qué yo no podía tener hijos, de a poco le fui contando él porque de la mucosidad al tener relaciones y por qué a veces me encontraba muy estrecha, pero solo le hablaba a grandes rasgos. Hasta que un día me surgió la necesidad de contarle todo, algo así para desahogarme y quitarme un paso de encima. A un año aproximadamente, me senté frente a él y comencé muy calmadamente a contarle que tenía el síndrome de rokitansky y blablablá…él solo se dedicó a escucharme y no dijo nada en ningún momento, creo que le tuve que sacar las palabras a la fuerza, juajuajua. Si bien me saque un peso de encima, igual quedé con sentimientos encontrados, un poco de tranquilidad porque había dado un gran paso para mí y para nuestra relación, pero a la vez quedé algo decepcionada porque él no dijo nada, no demostró nada. Él no supo que decirme, bueno, como se enfrenta un hombre a una chica roki? Uff, como  podía pedirle que me entendiera si era hombre, además yo como mujer no estaba preparada para recibir el diagnostico menos podrá un hombre  Quizás lo único que quería era un abrazo, pero me miró con normalidad como si nada hubiese pasado y solo permaneció en silencio, al día después me explicó que había quedado sin palabras, ya que era algo que nunca se imaginó, que no sabía que decirme, pero que ahora le encajaban muchas cosas, muchas actitudes pero que no cambiaría nuestra relación y así fue todo siguió como antes o quizás nos fortalecimos ya que yo comencé a ser yo en todo momento, sin tabúes ni nada que esconder, también sabe que me tiene que tratar con delicadeza porque mi vagina no es como  las de las otras mujeres con las que ha estado. Sabe que participo de esos maravllosos encuentros con otras chicas roki y que me hacen muy bien y desde ese día tengo su apoyo incondicional hasta el día de hoy, chananaaaaan…Al fin y al cabo si hay hombres maravillosos, harto que cuesta encontrarlos, pero existen!!!para cada una de nosotras solo que llega en el momento preciso, mientras tanto…a disfrutar y aprender del equivocado, jajaja…

No hay comentarios:

Publicar un comentario